A UN PASO DEL CIELO


DANIEL IRIGOYEN

…Confesiones de un superviviente.

1ra. Edición:2007
1ra. Edición: 2012
Editorial:Lulú

NUEVA EDICION ACTUALIZADA!!!!

Testimonio sobre los años de la contracultura y el despertar del rock en Argentina, la música, influencias, crónicas y aproximaciones al nuevo milenio.
El libro lo forman una serie de textos de variada temática sobre algunos de los acontecimientos históricos más importantes que convulsionaron al mundo de los 60s y primeros 70s.

Un paseo por los laberintos de la memoria de confesiones personales cuidadosamente seleccionadas, en un intento de rescate de sucesos vividos junto a algunos conocidos nombres de los cimientos del rock argentino, la contracultura porteña, y otros ensayos relacionados de interés.

Un espectacular libro para leerlo y releerlo desde la primera letra a la última.
Leer los relatos de Daniel Irigoyen te transportan a un tiempo que uno recuerda, recuerda y nunca dejará de recordar.
Es que sucede que fue una época que a muchos nos marco para toda la vida y además hoy somos la consecuencia de esa formación que supimos tener.
Es encontrarse con el ayer de uno mismo y la explicación de muchas cosas que hoy suceden.
Y lo mas trascendental es que esa historia no nos la contaron....la vivimos!!!!!
Daniel solo le puso las palabras, en forma magistral a lo que a algunos nos hubiera gustado escribir alguna vez, que ya sea por incapacidad para escribir o por la meticulosidad que se necesita para hacer un trabajo asi, uno no pudo.

Este libro es como aquella canción que a uno le hubiera gustado escribir y nunca le salió.
Y si algo tiene de espectacular este libro es que uno lo hace suyo a medida que va devorando las páginas. Es que es inevitable la identificación con esas historias.
Otra es que esta escrito por uno de los pioneros y protagonista directo de la historia del movimiento de rock en la Argentina.
Daniel Irigoyen fue la voz lider del grupo Los Mentales.

No esta editado, lamentablemente en Argentina, pero lo podes adquirir por Internet en http://www.lulu.com/content/594264

Por último, deseo recomendar altamente la lectura de este libro.
Es un placer a la memoria de cada uno.

TICHER DE LUZ - UNA GUIA SPINETTIANA

MIGUEL ANGEL DENTE

2da. Edición: 2012
Editorial: Ediciones Disconario
Prólogo: Miguel Angel Dente

NUEVA EDICIÓN ACTUALIZADA AL 2012
Incluye toda la cobertura del concierto de Las Bandas Eternas y todo lo referente 
a homenajes y tributos luego de su su fallecimiento.

Tícher de luz – una guía spinettiana, surge desde la profunda admiración, el respeto y el reconocimiento que despierta la figura de Spinetta, uno de los más grandes exponentes que ha dado la Argentina.
No pretende desentrañar los orígenes ni bucear en los significados de las letras de sus canciones, tareas que ya han sido realizadas maravillosamente por otros autores.
He aquí entonces un complemento necesario, racconto de datos y comentarios dispersos sobre la edición de álbumes y vídeos, conciertos, fechas trascendentes, conceptos y opiniones de y acerca de Spinetta. También cuatro anexos con participaciones en trabajos ajenos, tributos, intervenciones en bandas sonoras de películas, encuestas publicadas y un reportaje exclusivo que amablemente Luis respondió en 2009 y cuyas preguntas aparecen desmembradas como introducciones a cada uno de los capítulos temáticos.
Es una invitación para apreciar el universo Spinetta en su real magnitud. Poder percibir sus diferentes texturas y llevarse una visión compacta y acabada de la obra en su totalidad.





2 agujas


Durante un partido de fútbol realizado en una plazoleta de la avenida Figueroa Alcorta, Luis Alberto conoce a su compañero de colegio, el marplatense Carlos Emilio Del Guercio. Comienzan a hacerse amigos, deciden sentarse juntos y, a pesar de la represión eclesiástica reinante, producen una gran agitación cultural. Desde revistas de tinte provocativo como La costra degenerada hasta himnos alusivos a la independencia, Sarmiento o el Che Guevara –utilizando siempre los seudónimos Cocaíno 67 y Bestia–. Forman el dúo Bundlemen – Atado de Hombres, cuya coronación se producirá justamente en la fiesta de egresados del San Román.






Bundlemen-Mods / Masters-Larkins

En 1966, The Mods –con Spinetta en guitarra rítmica y voz– graba un acetato con dos canciones en inglés: faces and things y free, firmados por Guido Meda y Apócrifo, que no es otro que Luis Alberto. / En la fiesta de egresados del colegio San Román, al cual asistían como alumnos, Luis Alberto y Del Guercio –bajo el nombre Bundlemen– interpretan con gran éxito canciones como vergüenza y escándalo en la familia.






Afectos efectivos

Su madre es Julia Ramírez, con quien dice compartir grandes y gratos recuerdos. Uno de ellos lo transporta a su época de niño, cuando le temía a las locomotoras y a las grandes moles de cemento que “asaltaban su espacio” –según su texto de la canción alcanfor de Téster de violencia–. Este disco está dedicado a Julia, quien solía untarle con alcohol alcanforado las ronchas producidas por la varicela.

Su padre, Luis Santiago Spinetta, abandona su vocación artística para sumergirse de lleno en un laboratorio químico durante más de treinta y cinco años.

Pescado Rabioso

Como el sello Talent se opone a que el primer álbum de Pescado Rabioso sea doble, quedan al margen de la edición: ella flota por mí; ya es el momento, ya; mensaje a las larvas; pibe; cero – la tabla de nada; suave lumedana; mañana a las diez y el combativo la fiebre paranoica. El primer vinilo de la banda se titula Desatormentándonos.





Sobre gustos

La música es la prioridad, lo que realmente pesa por sobre cualquier estilo musical. “Sin música no tenemos nada, no tenemos esperanza, nos morimos y nos pudrimos” –afirma en pleno recital al aire libre durante el ciclo Buenos Aires vivo–.

“Mi experiencia con él fue bárbara, pero tenemos dos mundos diferentes. El Flaco es un fenómeno como cantautor y yo soy solo un músico. Spinetta es uno de los tipos más honestos que conocí en nuestro medio”, Astor Piazzolla [radio Rivadavia, marzo 1985].

Invisible

Con Invisible, Spinetta penetra en su etapa más hermética, tanto en los textos –de corte más filosófico– como en la parte musical. En este primer disco se despega de Pescado Rabioso por la meticulosidad con la que resuelve ciertas encrucijadas. La teoría de prueba y error: cada trabajo por crear, desarrollado con absoluta libertad, es un peldaño más hacia una música nueva.

Spinetta Jade: Alma de diamante

La espiritualidad ante todo. Lo diminuto que es el hombre frente a las fuerzas incontenibles de la naturaleza. Esta magnífica obra está impregnada por el jazz-rock que inunda el mundo hacia fines de los ’70, ya adoptado en álbumes anteriores como A dieciocho minutos del sol.

No seas fanática

La propuesta estética de Spinetta nunca se ha caracterizado por tener una gran repercusión masiva. Y tal vez, esa ausencia de masividad se explique debido a su compromiso ineludible con él mismo, que involucra una gran dosis de fantasía y hermetismo.

Por su estigma de intelectualidad ha sabido ganarse el apodo de “el Bioy Casares del rock”. Además, lo domina un instinto salvaje que lo obliga a que cada nuevo desafío discográfico deba sonar diferente al anterior.

Ese cambio constante también atenta contra su grado de popularidad puesto que, en la mayoría de los casos, la gente se identifica con uno u otro período de su carrera.

Solista

Don Lucero

Una explosión de poesía y amores que bien pueden ser sombras pero, a la vez, un monólogo crítico hacia el mundo. Una linterna que alumbra el alma con exigentes arreglos instrumentales y otra vez el universo, desde la portada del álbum. Nueve joyas pop retoman la dirección esbozada por los tres primeros discos de Jade. El redimensionamiento de la música apoyado sobre un bajo recurrentemente melódico y una batería mucho más moderna. La máquina se moviliza como en Téster de violencia, dentro de parámetros preestablecidos.

Libres prensamientos

En su momento, el salto al vacío con respecto al vuelco musical de Almendra hacia Almendra II no fue bien recibido por el diario Clarín y otros. Por entonces, se enfrenta a revistas como Gente o Siete días que, con sus actitudes, habrían contribuido con la disolución del grupo. Y diez años después volverá a sentarlos en el banquillo. Durante el regreso de la banda a los escenarios alude a aquellos que colaboraron con el Proceso de Reorganización Nacional negando el espacio a un sinnúmero de artistas.

Spinetta y Los Socios del Desierto

El formato trío puede producir, por decantación, cierta tendencia a la densidad sonora, a pesar de la prodigiosa tarea de la dupla baterista-bajista –el bajo está demasiado tapado luego de la mezcla–. Incluso cuando uno de los instrumentos faltantes es el teclado, cuya posibilidad de matices resulta en ocasiones infinita. Spinetta sale airoso de este dilema con la diversidad y riqueza compositivas, alcanzando un sonido renovadamente original. Por eso, se torna fundamental la heterogeneidad de los ritmos y su infatigable tarea creativa, a los pies de la guitarra. Este trabajo previo sobre su instrumento se aprecia con claridad y nos facilita aproximarnos a una primera serie de canciones, las más rockeras, concebidas incluso sobre la base de categóricos riffs que las definen sin rodeos: cheques y la inglesa nasty people –las dos inician cada cd, respectivamente.

Justa causa

El episodio fue tan trascendental que se instaura el 8 de octubre como el “Día Nacional del Estudiante Solidario”. A un año del accidente, se realiza en el estadio Pepsi Music un recital homenaje en el que intervienen Divididos, Árbol, Los Tipitos, Gieco y Spinetta, quien toca a descifrar, tema escrito por Benjamín Bravo de la Serna, uno de los chicos fallecidos en aquellas tristes circunstancias. Al año siguiente se reproduce el encuentro en el mismo ámbito. Se estrena la canción alusiva 8 de octubre, de Spinetta-Gieco, y se suman a la propuesta Javier Malosetti, Los Tipitos, Los Auténticos Decadentes y La Bersuit.

La distancia

La distancia es un vector que también se mide en luz. A 18 minutos del sol alude a ese trayecto matemático que separa al sol de la Tierra. En realidad son 8 minutos y 18 segundos, pero Luis queda tan deslumbrado con esos dígitos erróneos que nombra así a uno de sus álbumes. ¿La data de la madre final será entonces la de aquella Madre en años luz –Madre Atómica según otros–, la progenitora de algunos de Los niños que escriben en el cielo? Es más… ¿será la figura que trepa por la escalera de la portada de Un mañana alguno de esos niños? Lo cierto es que, seguramente, todos ellos hablarán el lenguaje del cielo.

La mañana

La luz es siempre sinónimo de amanecer: “No deja de tentarme en las mañanas tanta luz” y “cuando amanezca yo la luz seré”… Spinetta escribe en el cuadernillo que acompaña la edición del vinilo Pescado 2: “Los amaneceres siempre inquietaron a los poetas hasta el punto de verse asumidos en la metamorfosis de la luz, tratando de ver en ello la propia luz del centro del alma esencial”. Ese paso de la noche al día, de la oscuridad a la luz, es un acontecimiento diario celestial: “Sólo el tiempo lava las heridas y la inmensa noche vuelve a ser luz”. Desensillar hasta que aclare.

************************
EDICIONES DISCONARIO

Para consultas comunicate a EDICIONES DISCONARIO (ticherdeluz@gmail.com)
o telefónicamente a 011-4833-6700.
Estamos en la ciudad de Buenos Aires, en la calle Armenia 2308 esquina Charcas, a 2 cuadras del Jardín Botánico, en el barrio de Palermo.

NUEVE VIDAS

MIGUEL ANGEL DENTE
1ra. Edición: 2012
Editorial: Ediciones Disconario
Prólogo: Miguel Angel Dente


Corría el año 1975 y el grupo Sui Géneris estaba por dar su gran salto en el estadio Luna Park con una despedida a todas luces multitudinaria.
Mientras se clavaba aquel mojón de masividad adolescente, Pedro Aznar, también sumergido en una juventud incipiente, afianzaba sus estudios y pasaba las horas tocando el bajo en un grupo prácticamente desconocido: Madre Atómica.
Sin grabaciones originales, casi todas las cintas de sus escasas presentaciones en vivo de entonces terminaron extraviadas.
Al poco tiempo de estar enrolado en esta corriente de jazz-rock, Aznar pasará a integrar las filas de Alas, más volcado hacia la fusión con elementos urbanos.
Pero, lamentablemente, el disco del que participara en 1977 recién será editado seis años más tarde con la agrupación ya disuelta.

En el ’78, y a pesar de no ser una figura del ambiente, la experiencia que había adquirido le servirá para desplegar a pleno todo su talento.
Así cobrará vida Serú Girán, grupo en el que tocará junto con músicos que ya gozaban de mucho prestigio [Charly García - David Lebón - Oscar Moro].

Pero en 1982, y una vez reconocidos como “Los Beatles argentinos”, Serú Girán terminará su ciclo.
Y, mientras los otros tres integrantes abren paso a sus carreras solistas dentro de la escena local, Aznar se radicará en los Estados Unidos y pasará a ser parte de uno de los grupos de jazz con mayor proyección internacional: el Pat Metheny Group.

Hacia la segunda mitad de la década del ochenta, Pedro regresará al país y comenzará a componer bandas sonoras para películas, musicalizar textos de escritores famosos y a integrar a su repertorio el folclore regional y latinoamericano, mezclándose con artistas de todo el continente. Sin abandonar su perfil más rockero, también evocará la nostalgia con la reunión de Serú Girán y sus renovados encuentros esporádicos con Lebón y, por sobre todo, con Charly García, con quien ha estado siempre muy conectado.

Lleva una carrera artística absolutamente consolidada y es un creador descollante... poeta, arreglador único de canciones propias o delicado versionista e intérprete de otras que abarcan todos los estilos. Es un músico capaz de abordar el bajo, cualquier clase de teclado o guitarra, charango, melódica, saxo tenor, batería, percusión... y, siempre, desde la emoción.

Productor prolífico de trabajos de artistas de primerísimo nivel; excelente como ingeniero de grabación y sostén además de su propio sello discográfico [Tabriz Music]. Es más, me arriesgo a aseverar que es el músico más importante que haya aparecido en la escena local hacia la segunda mitad de la década del setenta.

Nueve vidas de Pedro Aznar viene a llenar ese vacío, a completar un capítulo necesario y fundamental de la historia de nuestro rock. Y para poder cumplir con esa premisa, el libro fue dividido en tracks temporales que van anunciando la aparición en escena de las distintas agrupaciones, álbumes, con-ciertos y uniones que marcaron su trayectoria… más otros tantos temáticos que lo muestran en sus diferentes labores artísticas, sus nueve vidas: poeta, autor, versionista, intérprete, compositor, instrumentista, arreglador, productor e ingeniero de grabación.

Tuve la suerte de conocer a un artista super interesante, un profesional con los objetivos muy claros.
Su palabra ha sido esencial para esta reconstrucción de su actividad artística y aparece destacada en letra negrita a lo largo de todo el trabajo, magníficamente complementada con las opiniones de algunos de los excelentes músicos que lo han sabido acompañar en las diferentes etapas.
Son aquellos recuerdos o expresiones en los que no se cita la fuente, ya que fueron especialmente escritos para esta edición.

En venta en librerias y disquerias