YO SOY BUENOS AIRES

Conversaciones con Manal Javier Marinez - Pionero del rock argentino

FABIO SCATURCHIO
1ra. Edición: 2014
Editorial: Editorial Dunken
Prólogos: Fabio Scaturchio
                 Rodolfo García
                 Juan Carlos Kreimer
                 Pipo Lernoud
                 Daniel Ripoll
                 Alfredo Rosso
                 Miguel Grinberg
                 Marcelo Gobello
                      Claudio Kleinman

Creador del blues en castellano y miembro fundador de Manal, Javier Martinez lleva ya medio siglo recorriendo escenarios de todo el mundo con su particular voz y sus letras de corte existencialista
Escasamente solicitado por los grandes medios y poco requerido por el mainstream rockero, de a poco su figura va obteniendo el reconocimiento largamente merecido

El proyecto de editar un libro sobre su carrera nació de una idea de su actual manager Fabio Scaturchio quien además es cineasta y periodista y logra llevar a Martinez, a través de una serie de conversaciones, hacia distintos terrenos: desde recuerdos de su niñez hasta los motivos por los cuales se sigue negando a la tan esperada reunión de Manal, además de su periplo europeo y sus días en míticos reductos como La Cueva y La Perla del Once

Con una escritura un tanto desprolija debido al estilo utilizado (lo que provoca también algunos deslices en la gramática) pero con una catarata de invitados que incluye entre otros a Alfredo Rosso, Rodolfo García y Pipo Lernoud) Yo soy Buenos Aires se postula como el homenaje en vida tan apropiado a uno de los próceres del rock en nuestro idioma.

“… A los dieciocho años conocí La Cueva; eso cambió mi vida, porque ahí conocí a todos.
 Hacía poco que había dejado de ser Pasarotus, el boliche de jazz, pero seguían yendo los jazzeros y empezaban a venir Sandro y Los de Fuego, los rockeros, y después vino lo que todos saben.
 La Cueva cambia mi vida totalmente, me pone en contacto con Sandro, con los grandes que me influenciaron, con Moris, con Litto, con Tanguito y con la posibilidad real de transformarme en un artista profesional.
¡Les debo tanto a esos tipos, que me llevaron a los dieciocho años a La Cueva! Fue una vivencia fabulosa. Y se dio de una manera casual …”.


La presentación del libro Yo soy Buenos Aires, conversaciones con Manal Javier Martínez (Editorial Dunken, 2014), de Fabio Scaturchio, fue la excusa perfecta para reunir el 20 de marzo a Miguel Grinberg, Pipo Lernoud, Daniel Ripoll y Rodolfo García en el escenario del histórico reducto cuna de nuestro rock, La Perla de Once.
La lista de destacados representantes se extendía en el público: los cineastas Aníbal Uset, Hernan Gaffet y los músicos Hugo González Neira y Gustavo Bazterrica, entre otros.

La fecha coincidió con los cincuenta años que pasaron desde que Javier entró por primera vez a La Cueva, dato sensible para entender la particular naturaleza de su música, su personalidad y de lo que siguió en su carrera.
El iniciador del blues en español había cumplido, además, sus 68 años apenas dos días antes.
Los periodistas que participaron de la presentación coincidieron en destacar la relevancia de Javier no sólo como músico, sino como representante de un movimiento para el que aportó además en el plano intelectual sin perjuicio de lo popular.
Cuando le llegó el turno a Rodolfo, se encargó nuevamente de desmitificar la supuesta rivalidad entre Manal y Almendra, que según los músicos jamás existió y que algunos fanáticos instalaron como fenómeno de "futbolización" del rock.

El cierre incluyó un set de cinco temas a cargo de Javier, acompañado del guitarrista Chino Sanz y Zorro Salinas en bajo.
También hubo referencias a los ausentes que según Javier "hacen a su felicidad", y a su "gran amigo Claudio Gabis", guitarrista histórico de Manal, de quien destacó su calidad como músico y multi instrumentista.

El título del libro puede sonar pretencioso, pero habría que revisar también cuántas reivindicaciones faltan para equilibrar nuestra memoria y ubicar a este artista -y a otros tantos- en el lugar que merece.

2 comentarios:

Tano dijo...

Javier siempre fue un provocador. Un tipo que hizo que la gente se despabile un poco. Un decidor de opiniones y descripciones criticables, en los que a uno lo hacia descubrir imágenes que sin su aporte no las detectaba.
Pero muy en desacuerdo con su opinión sobre “la teoría de los dos demonios”. Realmente no puedo creer que un tipo como él suelte tan ligeramente una opinión, sentencia, afirmación, veredicto, aseveración, testimonio o como se lo quiera llamar, semejante.
Me puso muy triste.

Anónimo dijo...

No vale lo que cuesta. Ademàs este Sr. canta y pregona en sus canciones letras de vida que el no comulga, dado que deja mucho que desear. Y cuando no pongan este comentario se notarà que filtran comentarios para que no se sepa la verdad. Ademàs un libro de Borges sale 400 pesos y este libro esta mas de 4000...una verguenza.