GUSTAVO ZAVALA - Rompiendo el silencio

ANA ELIZABETH CENA - OSCAR CARO
 
1ra. Edición: 2016
Editorial: Editorial Dunken
Prólogo: César Fuentes Rodriguez


Oscar Caro y Ana Elizabeth Cena se conocieron cuando estudiaban la carrera de Analista de Sistemas en la facultad. Hoy son un matrimonio consumado y lleno de proyectos. Oscar, quien es músico y compositor, y que actualmente toca el bajo en Furtivos, fue quien la incitó a Elizabeth a editar lo mucho que escribía en casa.
Todo derivó en varios libros y, fundamentalmente, en éste que cuenta las vivencias de Gustavo Zavala de Tren Loco.

¿Cómo fue que te relacionaste con Tren Loco?
Elizabeth: Mirá, en un principio no me gustaba la banda (risas). Yo escuchaba Logos, Black Sabbath, Led Zeppelin, entre otros, y cuando iba a bailar lo hacía en bailantas. Además, un día veo una nota que le hicieron a Tren Loco en Feliz Domingo cuando volvieron de Japón después de haber ganado el concurso. Estaban con anteojos negros y re cancheros, me parecieron súper agrandados y me dio menos ganas de escucharlos todavía. Luego, hacia el año 2000, mi marido me los hizo escuchar y me “enfermó” con ellos. Yo conocía un par de temas que me gustaban pero no sabía que eran del Tren. Me llevó a verlos en vivo y a conocerlos al camarín. Charlé con todos y pude apreciar que eran macanudos y humildes. Cambié totalmente de opinión y a partir de ahí me enganché con la banda. Cada día que pasaba me gustaban más.
Yo siempre escribí, desde muy chica. Cuando me rayo o estoy en momentos malos se me da por escribir. Me pasaba que iba a ver a Tren Loco y cuando llegaba a casa me ponía a escribir. ¡Era una cosa de locos! Me dejaban enchufada y tenía que escribir sí o sí.

Aparte, vos ya habías editado cosas, ¿No?
Elizabeth: Sí, en realidad ya había escrito 3 libros de cuentos orientados al terror (“Cuentos Para Un Tren Perdido”, El Árbol Del Ahorcado” y “Oscuros Relatos De Por Allá”) y varias de las cosas que había escrito sobre Tren Loco, las metí en esas ediciones. En mi primer libro hay 2 cuentos que están dedicados a ellos.

¿Cómo fue que decidiste editar por primera vez?
Elizabeth: Mi vida es medio como un abismo y siempre me empujan a hacer cosas (risas). En un aniversario de casados, Oscar me llevó de improviso a Dunken, una editorial muy buena, y me sorprendió con un contrato ya listo para que lo firmara y así pudiera editar mi primer libro.
Él eligió los cuentos que más le gustaban de lo que yo tenía escrito y me dio el empujón que precisaba para hacer semejante movida.
Oscar: Pensé que era bueno hacer un regalo así y averigüé la editorial más conveniente para hacerlo. Fue una buena sorpresa (risas).

¿Cómo se dio finalmente hacer este libro de Gustavo Zavala?
Elizabeth: A Gustavo siempre le regalaba lo que iba editando e incluso le acercaba los cuentos en papeles así nomás, como los iba escribiendo. Varias veces le dijimos que el próximo libro debería ser el de él pero siempre lo tomaba como algo irreal y no le daba bola. Después de mucho tiempo, y ante nuestra insistencia, Gustavo lo llamó a Oscar para preguntarle acerca de cómo sería el libro que queríamos escribir sobre él. Le pareció buena la idea y le dijo que quería que lo escribiera yo, que le diéramos para adelante con el proyecto. La verdad es que fue una alegría tremenda y enseguida me puse a armar todo con la ayuda de Oscar.

¿Cómo lo encaraste? Ahora no podías hacer todo el libro de cuentos…
Elizabeth: Sí, seguro. Nos tuvimos que disfrazar de periodistas y hacer muchas notas (risas). Entrevistamos a los chicos de Apocalipsis, a los de Tren Loco y a varios amigos y músicos conocidos. A Gustavo, en especial, le hicimos como 10 notas y nos contó cosas que por ahí a otros no se las dice. Además, contactamos a César Fuentes Rodríguez para que hiciera el prólogo.
Oscar: La verdad es que una vez realizadas las notas, no sabíamos cómo realizar la narración, si en primera persona o tercera persona, y además Elizabeth quería agregar cuentos acerca de cosas que había contado Gustavo. Por eso decidimos que tuviera un mix de todo. Es en realidad, una dramatización de hechos reales. Tiene algo de cronología: niñez, adolescencia, formación de sus bandas, el viaje a Japón, entre otras cosas, hasta llegar al comienzo de Tren Loco. De ahí en más ya todos conocen la historia, que además está detallada en el libro de Gito Minore. En nuestro libro, hay conversaciones realizadas en un ensayo de Apocalipsis que quedaron igual a como se dieron.
Como soy fotógrafo, me dediqué a seleccionar las fotos y le di a la tapa una onda sepia y con una foto que me gustó y que no había seleccionado Gustavo (risas). También quiero destacar la colaboración de Valeria Vizioli y Gito Minore quienes nos ayudaron a realizar las correcciones.

¿Dónde se consigue el libro?
Oscar: El libro se consigue en la editorial Dunken y en algunas otras en la cual ella distribuye (Hernández, Yenny), en los shows del grupo y mediante la web de Tren Loco.

¿Qué se viene para el futuro? ¿Tienen alguna edición más a corto plazo?
Elizabeth: Sí, se vienen más libros. Para fin de año saldrá uno de cuentos de terror compartido con Rubén Martínez, el dueño de la radio donde hacemos nuestro programa. Luego pienso editar otro mío y la idea con Tren Loco es poder hacer un libro por cada integrante, incluso compilar en un tomo a todos los que ya no están en la banda actualmente. Veremos cómo lo podremos encarar en el futuro. Es un sueño que tengo y lo voy a lograr.


                    

No hay comentarios: